Saltear al contenido principal
El Tren De Los Lagos

El Tren de los lagos

El tren de los lagos es un tren turístico en versión tren histórico – vintage que circula los sábados y permite conocer la provincia de Lleida paso a paso, pueblo a pueblo, como se requiere en estos tiempos de inmediatez.

Un viaje de placer

Lo tenemos que admitir: viajar en tren es uno de los grandes placeres a los que puede acceder el ser humano. La búsqueda de la felicidad da sentido a la vida y el viajero que sube a un tren sabe que se enfrenta a un lujo que reivindica la independencia, la emoción, los descubrimientos, la mundología y el diálogo, tanto con el paisaje o como con los vecinos. Hoy, cuando el lujo más grande es disponer de tiempo y silencio, nada como un tren lento.

 

Una experiencia local y retro

Los amantes del mundo ferroviario vivirán una peripecia en su medida: el placer de vivir una experiencia local, familiar y genuinamente retro, al ritmo de la sofisticación de las máquinas antiguas. Y la magnitud de un proyecto que une Lleida, Balaguer y la Pobla de Segur y que soñó con ser transpirenaico y llegar a Francia.

 

¡Un paisaje impresionista!

Desde Lo Palauet de la Muralla, es una opción al alcance de todo el mundo, pues solo hay que ir a la estación de tren de Balaguer. Desde allí, el tren realiza un recorrido de 60 km y supera 41 túneles y 31 puentes. En cualquier caso, el verdadero protagonista del recorrido es el paisaje: durante la hora y media de trayecto, el viajero lleva a cabo una inmersión propia de pintor impresionista, en perfecta simbiosis con las perspectivas más originales: ríos, desfiladeros, paredes calcáreas, lagos, estaños, cordilleras, campos de cultivo. Su memoria retendrá todos aquellos nombres de los que después hablará –él y su cuenta de Instagram: Sant Llorenç, Camarasa, Bodegas, Sant Antoni, Tremp, río Noguera Pallaresa, Cordillera del Montsec.

Aquí la tenemos: la naturaleza a los pies del viajero para comprender el esplendor de lo más sencillo. Agua, piedra, aire, vuelos de aves, y más allá del horizonte, el Pirineo. Panorámicas fascinantes para un día perfecto. De vuelta a Lo Palauet de la Muralla espera el descanso más merecido.

Volver arriba